Hipertiroidismo: control preciso, en cada paso del camino

Creemos que la información contenida aquí muestra como, con pequeños pasos controlados, puede hacerse un avance gigante para restablecer el equilibrio natural en el gato hipertiroideo.

¿Qué es el hipetiroidismo felino?

Descrito en gatos hace más de 30 años, el hipertiroidismo es una alteración multisistémica provocada por un aumento en las concentraciones circulantes de las hormones tiroideas T3 y T4.

• La enfermedad endocrina más frecuente en el gato

• Se estima que más del 10% de los gatos geriátricos van a desarrollarla

• Más del 95% de gatos afectados tienen una hiperplasia benigna adenomatosa de la glándula tiroidea, afectando a ambos lóbulos en un 70% de los casos o bien a sólo uno en un 30% de los casos

Signos clínicos comunes

• Pérdida de peso

• Polifagia

• Taquicardia

• Soplo cardiaco

• Poliuria / polidipsia

• Hiperactividad / nerviosismo

• Vómitos

• Diarrea

• Bocio palpable

 

Diagnóstico del Hipertiroidismo Felino

La hematología y bioquímica rutinarias son útiles para ayudar a confirmar un diagnóstico de hipertiroidismo así como para descartar la presencia de cualquier otra enfermedad concurrente. La mayoría de casos de hipertiroidismo pueden ser confirmados con la determinación de la T4 total sérica (TT4). La determinación de la TT4 también es útil para establecer un valor basal previo al tratamiento. Los casos iniciales o aquellos con enfermedades concurrentes pueden tener una concentración de TT4 en el rango de referencia.

La T3 total (TT3) no se emplea de forma rutinaria para el diagnóstico ya que más del 30% de gatos hipertiroideos tienen los niveles séricos de TT3 en el rango de referencia. La T4 libre (FT4) determinada por diálisis de equilibrio es la prueba más sensible para el hipertiroidismo felino, sin embargo, no debe sustituir a la TT4 ya que hasta un 12% de gatos normales tienen concentraciones elevadas de FT4.

 

Tratamiento

Hay tres opciones bien establecidas para el tratamiento del hipertiroidismo felino:

• Tratamiento farmacológico para inhibir de forma reversible la síntesis de hormonas tiroideas

• Tiroidectomía quirúrgica para eliminar el tejido tiroideo con función alterada

• Terapia con yodo radioactivo para destruir el tejido tiroideo con función

 

FELIMAZOLE

El primer tratamiento médico con registro veterinario para el hipertiroidismo felino en Europa ya disponible en México
Contiene el fármaco anti-tiroideo tiamazol (también conocido como metimazol)
La dosis no depende del peso corporal ni de la concentración de T4 total en el diagnóstico
Indicado para el tratamiento a largo plazo y la estabilización antes de la tiroidectomía
Inhibe de forma reversible la peroxidasa tiroidea para controlar la producción excesiva de T3 y T4
Comprimidos pequeños recubiertos - diseñados para una fácil administración
Dos presentaciones – 2,5 mg y 5 mg – con colores distintos para mejor diferenciación. Disponible en envases de 100 comprimidos

DOSIS DE FELIMAZOLE

Dosis inicial

• 5 mg al día administrados como 2.5 mg cada 12 horas

• Si, por razones de cumplimiento, se prefiere la dosificación con un comprimido de 5 mg, es aceptable hacerlo*

*El comprimido de 2.5 mg administrado dos veces al día puede ser más eficaz a corto plazo

• La dosis no depende de la concentración inicial de T4 total o del peso corporal

Dosis de mantenimiento

• A las 3 semanas deben evaluarse la bioquímica, hematología y T4 total

• Los ajustes de dosis deben hacerse en modificaciones de 2.5 mg al día

• El objetivo es usar la dosis más baja posible para alcanzar y mantener el eutiroidismo

Hipotiroidismo iatrogénico

El hipotiroidismo iatrogénico es una posible resultado de todas las opciones de tratamiento para el hipertiroidismo felino. En un estudio reciente de 75 gatos con hipertirodismo tratados con medicación anti-tiroidea sola o en combinación con tiroidectomía quirúrgica, 28 (37%) fueron detectados con hipotiroidismo.

¿Qué implicaciones tiene el hipotiroidismo iatrogénico?

La azotemia fue significativamente más probable en gatos hipotiroideos:

16/28 (57%) gatos hipotiroideos estaban azotémicos
14/47 (30%) gatos eutiroideos estaban azotémicos

Esta investigación pone de relieve la importancia de evitar el hipotiroidismo iatrogénico, ya que los gatos que tenían hipotiroidismo y azotemia tuvieron tiempos de supervivencia media significativamente más cortos:

456 días para los gatos hipotiroideos azotémicos
905 días para los gatos hipotiroideos no-azotémicos

Afortunadamente, las investigaciones más recientes del Royal Veterinary College sugieren que la restauración del eutiroidismo  (por ajuste de dosis de la medicación anti-tiroidea) en gatos con hipotiroidismo iatrogénico mejora la función renal.

La monitorización regular es vital para asegurar que si aparece el hipotiroidismo, va a ser detectado de forma temprana. En estos casos, la dosis de Felimazole debe reducirse en la menor medida posible para restablecer el eutiroidismo y devolver la concentración de T4 total a la mita inferior del intervalo de referencia.

Una nueva investigación revela actitudes de los propietarios

Una nueva publicación en el Journal de Medicina Felina y Surgery3 acerca de las actitudes de dueños de gatos hipertiroideos ha desafiado algunas de las ideas preconcebidas en nuestra industria.

Sarah Caney BVSc PhD DSAM (Feline) MRCVS comenta "El estudio ha demostrado que los propietarios de gatos no son una barrera para la prescripción de la medicación dos veces al día. Su principal motivación es proporcionar el mejor nivel de cuidados que pueden. Desde una perspectiva de propietario, el medicamento anti-tiroideo ideal ofrece dosis bajas y una variedad de estrategias de dosificación que asegure que cada gato recibe la dosis individualizada que necesita y no más ".

Referencias

1. Peterson, M. (2012) Journal of Feline Medicine and Surgery 14: 804-818

Mooney C. (1996) In Practice 18: 150-156.

2. Williams, T. et al (2010) BSAVA Congress 2010 Scientific Proceedings pg.491.

3. Williams, T.L. et al (2010) Journal of Veterinary Internal Medicine 24: 1086-1092.

Riensche, M.R. et al (2008) Journal of Feline Medicine and Surgery 10: 160-166.

4. Internal Report FEL71.

Williams, T.L. et al (2010) Journal of Veterinary Internal Medicine 24: 863-869.

5. Williams, T.L. et al (2012) Journal of Veterinary Internal Medicine 26: 753-754.

6. Plantinga, E.A. et al. (2005) Veterinary Record 157: 185-187.

Caney, S.M.A. (2013) Journal of Feline Medicine and Surgery 15(6): 494–502.

La administración del comprimido de 2.5 mg dos veces al día puede ser más eficaz en el corto plazo.

keyboard_arrow_up